945 27 06 59 msolperez@cop.es
C/ Siervas de Jesús, 29-1º ofic. 21

Problemas del estado de ánimo

psicologo alava vitoria problemas-de-estado-de-animoHasta hace relativamente poco tiempo se pensaba que los niños eran alegres por naturaleza, que a veces lloran y están tristes, pero que esto era el resultado de estados pasajeros, normales de su edad y que la depresión era solo cosa de los adultos.

Actualmente la depresión se considera un problema tanto de adultos como de niños, evidentemente teniendo en cuenta que algunas de las características de ésta varían con la edad.

Depresión

Síntomas de la depresión infantil:

1) Estado de ánimo

La tristeza y la pérdida de interés son los síntomas afectivos más característicos de la depresión. En los niños, adolescentes y ancianos el síntoma principal puede ser la irritabilidad o la inestabilidad, en lugar de la tristeza. Cuando están irritados, se muestran enfadados y pueden responder con explosiones de genio en situaciones triviales, insultar, pelear o incluso derrumbarse ante nimiedades. La irritabilidad normal se diferencia de la irritabilidad propia de la sintomatología depresiva en que ésta es más frecuente, intensa, duradera y constante en el tiempo.

Como en el caso de los adultos, presentan síntomas de desesperanza y desánimo que se reflejan en su cara seria, preocupada y triste, en su llanto, en sus quejas sobre dolores de cabeza, barriga, o en comentarios como “he caído en un pozo”, “me hundo en el abismo”, “me siento vacío”…

2) Pérdida de interés

La pérdida de interés y de placer en actividades que anteriormente les resultaban agradables y les motivaban es otro de los aspectos más típicos de este problema. De repente pueden comenzar a poner excusas para no realizar actividades que antes les gustaban (jugar al fútbol, videoconsola…). Aparece un desinterés y un descuido por sus aficiones, unido a la falta de energía que resulta de una alimentación escasa y un sueño poco reparador que les provocan cansancio y les conduce a la pasividad.

3) Alimentación y sueño

El apetito y el sueño se pueden alterar fácilmente. El niño pierde el apetito y como consecuencia pierde peso o no consigue incrementar el que le correspondería según su etapa de desarrollo y crecimiento. La alteración del sueño se puede manifestar a través de problemas de conciliación y/o mantenimiento. Lo más habitual es que se observen déficits tanto en el apetito como en el sueño, sin embargo, en ocasiones se produce el efecto contrario, es decir, lo que se observan son excesos que pueden ser de alimentación y/o sueño. En estos casos el niño puede devorar cualquier tipo de comida y/o dormir más de lo habitual.

Durante la infancia las necesidades de alimento y sueño varían con la edad. El hecho de que un niño coma y/o duerma poco o mucho no es indicativo de una depresión o de sintomatología depresiva. Para tener en cuenta estos parámetros habría que averiguar si realmente se ha producido un aumento y/o disminución de las cantidades de comida y/o de las horas de sueño que el niño acostumbraba a tener, además de asociarlo con otros cambios negativos.

4) Actividad Psicomotora

Puede producirse un incremento de la actividad psicomotora, lo que hace difícil que el niño permanezca sentado tranquilamente. Se levanta, pasea de un lado a otro, se retuerce las manos, se pellizca, se estira la ropa…, es como si tuviera una pila que dura mucho.

También puede aparecer un enlentecimiento de la actividad psicomotora. En este caso el niño piensa, habla y se mueve como si fuera a cámara lenta. Es difícil mantener una conversación ya que les cuesta responder, incluso en ocasiones es necesario repetirles la pregunta. Su tono de voz es muy bajo y monótono, los temas de conversación son poco variados, suelen tener periodos de silencio prolongados y, a veces, se encierran en una especie de mutismo.

5) Pérdida de energía

En momentos pueden sentir que se les ha agotado la energía, incluso cuando tienen que realizar un trabajo muy sencillo. Tienen que realizar un gran esfuerzo para efectuar actividades tan cotidianas como vestirse, asearse… Se puede sentir fatigado, incluso sin haber realizado ningún ejercicio físico. Todo esto hace que su eficacia disminuya, pudiendo tardar el doble de tiempo en realizar cualquier actividad (preparar su cartera para el colegio…). El cansancio que sienten suele ser mayor por las mañanas que por las tardes.

6) Baja autoestima

Se encuentran déficits de autoestima, pudiendo aparecer pensamientos como “no valgo  nada”, “soy una mierda”, “seguro que algo malo me pasa”… Acontecimientos que en realidad son neutros, los consideran como pruebas irrefutables de sus defectos personales; por ejemplo haber realizado un mal examen demuestra que no sirve para estudiar. Le dan una importancia excesiva a pequeños errores cometidos en el pasado. Suelen pensar mucho sobre lo que tenían que haber dicho o no. Su sentido de la responsabilidad resulta excesivo (“yo tengo la culpa de…”).

7) Pensamiento y concentración

Aparecen quejas relacionadas con su capacidad para pensar, atender, recordar y tomar decisiones. Puede dar la impresión de estar distraído o ausente. Los problemas de razonamiento, concentración y memoria originan peores notas en las evaluaciones escolares.

8) Pensamiento de muerte y suicidio

Pueden surgir pensamientos de muerte y suicidio. En niños el suicidio es algo excepcional, es algo más probable en adolescentes y jóvenes. Hay que tener en cuenta que el riesgo del suicidio infantil es bajo, sin embargo eso no exime de tomar las medidas pertinentes (acudir a un profesional, supervisar al niño y/o adolescente…). Es aconsejable pensar que no va a suceder, pero actuar como si pudiera ocurrir.

Además de tener que presentar determinada sintomatología, el niño y el adolescente han de sufrir un intenso malestar y sus relaciones sociales con los amigos, su rendimiento académico u otras áreas importes de su vida se tienen que ver afectadas.

Tal y como se aconseja a los adultos, es importante tener en cuenta que si aparecen algunos de los síntomas descritos anteriormente se consulte con un profesional.

9) Otros…